domingo, 13 de agosto de 2017

Eyeliners: Too Faced vs Kat Von D

¡Hola!
Llevo mucho tiempo sin publicar, nada más y nada menos que desde Abril... madre mía... 
Mi ordenador se estropeó de la noche a la mañana y estuve un tiempo sin él hasta que me sorprendieron con un regalazo. A todo esto le sumo que el tiempo no me está dando mucha tregua y no he tenido nada para escribir y publicar, y es que ahora mismo estoy en una etapa de muchísimo estrés. Pero la verdad es que me encanta escribir reseñas sobre los productos que pruebo y dejar constancia de los que opino por si en algún momento mi post le es útil a alguien, y le es de ayuda. Esa ha sido siempre la finalidad de mi blog.
Además es algo que me relaja y ciertamente lo echo de menos, por eso voy a intentar aprovechar e intentar seguir escribiendo un poco en mi día libre y no dejarlo aparcado.
Como siempre seguiré escribiendo a mi ritmo y sin un día fijo, me es totalmente imposible de momento.
Sin más, ¡pongámonos en marcha!.

Hoy comenzamos con un básico en mi rutina, el eye-liner.


Quién me conoce (o me sigue en +Instagram+, y si no me seguís os comento que allí estoy más activa y voy haciendo minireseñas de productos o compras) sabe que el eye-liner es mi básico dentro del maquillaje y que no concibo el maquillarme sin un trazo grueso, largo y bien marcado de eye-liner. 
El clásico, y tan de moda ahora, eye-liner a lo Cat Eye es como yo siempre he maquillado mis ojos desde que comencé a maquillarme hace ya muchos años, ya que mi relación con el maquillaje comenzó a  muy temprana edad (y aun recuerdo la cara de mi madre y la mirada de sorpresa la primera vez que me hice "la raya del ojo").
La verdad que el eye-liner y la máscara de pestañas que fueron mis primeros básicos me han acompañado a lo largo de los años, y a día de hoy sigo sin poder vivir sin ellos y sin cambiar esa forma de maquillarme. 
Por ello son muchos los que he probado y han pasado por mi vida, muchos que odié, otros de los que ni me acuerdo y que pasaron sin pena ni gloria y otros que se han convertido en favoritos por mucho tiempo. 

Sois much@s los que me habéis comentado y preguntado sobre mi eye-liner, así que ya era hora de empezar a hablar sobre este producto. 

En primer lugar os comento que de siempre mi formato favorito de eye-liner es el líquido de "tintero" de pincel y no de fieltro, ya que estos últimos no me ofrecen la precisión ni el trazo que a mí personalmente me gusta.
Últimamente, y con el boom actual del eye-liner, muchas son las marcas que han sacado eye-liners novedosos y supuestamente más fáciles de aplicar y que prometen un trazo perfecto con el menor esfuerzo posible. Al final yo misma me he visto tentada de probar algunos formatos diferentes a mi favorito para ver que tal funcionan. De este modo llegaron los eyeliners en boli y los de gel a mi vida (de estos últimos os hablaré próximamente).
Es cierto que al principio este formato no me convencía nada y era totalmente reacia a probarlo, hasta que finalmente me animé y es cierto que el resultado me terminó gustando y convenciendo como para probar algunos más.
De mismo modo os digo que aunque he descubierto productos funcionales y que me han gustado sigo sin cambiar mi formato favorito, pero me divierte probar nuevas opciones y diferentes maneras de aplicación.

Así que hoy os traigo la comparación entre dos eye-liner de dos marcas bastante conocidas: el famoso Tattoo Liner de KVD y por otro el de Too Faced.

Tattoo Liner Kat Von D: Tropper



Kat Von D cuenta en su línea de maquillaje con dos eye-liners en formato boli: el Tattoo Liner y Ink Liner. La principal diferencia entre ambos es la punta que tienen ya que mientras que el Tattoo liner tiene una punta fina de pelitos muy flexible y precisa, el Ink liner tiene punta de fieltro. 
Por ello yo me decanté por el Tattoo Liner. 
Este eyeliner me ha gustado bastante, el formato es cómodo y permite dibujar bien el trazo y rellenarlo con gran precisión. 


Antes que nada debo de decir que siempre uso pebase previa aunque sólo lleve eye-liner ya que de este modo me dura todo el día perfecto sin borrarse ni perderse con el paso de las horas. En mi caso uso la Shadow Insurance de Too Faced desde hace muchos años y es una de mis prebases favoritas junto con la de Urban Decay.

El formato de este eye-liner es una de las cosas que más me gustan, está decorado con rosas y estrellas en plata con ese aspecto "tatuado" y Rock propio de los productos de Kat, y que personalmente identifico muchísimo con mis gustos personales, es precioso. Pero igualmente es cierto que el mío al final de su vida había perdido todo el dibujo, una pena.  

Su fórmula es negra, bastante pigmentada y waterproof, un aspecto fundamental para mí ya que mis ojos que lloran con facilidad y si no lo son no me siento cómoda ni segura al llevarlos. 
Aunque dice tener un acabado mate para mí no es totalmente mate, realmente le veo un punto de brillo al secar. Aunque es cierto que no tiene un acabado totalmente vinilo, he usado otros delineadores más mates.  

En el único aspecto que veo que quizás flojee un poco es cuando lo aplicamos sobre un ojo muy cargado de sombras, en este momento siento que no cubre tan bien como cuando lo usamos sólo o sobre una capa fina de sombra. Es como si levantara la sombra aplicada o se mezclara con ella y ya no quedara tan negro e intenso. Aunque es algo que se soluciona teniendo cuidado al aplicarlo.  

El precio es de 20€ y trae 0.55ml, algo que me sorprendió ya que es un contenido muy inferior al de la mayoría de los eye-liner líquidos que he usado los cuales por norma general suelen traer entre 2 y 3 ml. No obstante también debo decir que a pesar de traer esa pequeña cantidad de producto sorprendentemente dura bastante incluso con un uso diario. 


Marked Ink Too Faced: Black

Cuando salió este eye-liner, con la buena experiencia que tuve con el de KVD y gustándome tanto la marca Too Faced me decidí a probarlo, así que en cuanto tuve la oportunidad fui a por él. Desgraciadamente la experiencia no ha sido tan positiva como con el otro. 

El formato igualmente es muy bonito, más sencillo que el anterior pero con este toque inconfundible de la marca. 

Lo primero que no me convence es su punta ya que es de fieltro, bastante rígida y dura. No es nada flexible y por tanto no me permite trabajar con él como a mí me gusta. También, debido al material de la punta, se puede "enganchar" en la piel impidiendo que el trazo se haga de una sola pasada y haciendo algunos escalones y por tanto que el trazo no sea tan preciso. 

La fórmula sí es muy negra y completamente mate, mucho más que el de KVD y en este aspecto me gusta más. Dice ser waterproof pero la el mayor inconveniente de este eye-liner es que transfiere, ese es justo el gran fallo que tiene. Al cabo del tiempo termina marcando el trazo en el párpado superior incluso con prebase previa, cosa que no me pasa con ningún eye-liner y jamás me ha pasado con el de Kat von D.  
Es algo raro, pero conforme pasan las horas noto como si el producto se fuera poniendo pegajoso y empiezo a sentir como se pega en mi párpado superior hasta que termina transfiriendo y dejando una línea imprimida en él. 

El precio de este igual es de 20€ pero contiene 0.45ml, menos incluso que el de KVD.

Too Faced es una marca que por reglas generales no suele defraudarme y de la que tengo varios favoritos, pero este sin duda es uno de los peores productos que he probado. Por tanto no puedo recomendarlo ya para mí no merece la pena y no me ha gustado. Lo habré usado unas 2-3 veces desde que lo compré en Septiembre del año pasado y ahí sigue en el cajón, a ver consigo terminarlo...
Igualmente cada piel es un mundo y sé de chicas a las que le funciona bien, pero para mí hay muchos que le dan mil vueltas incluso con precios mucho más bajos (como el Liquid link waterproof de Essence el cual considero uno de los mejores eye-liner low-cost que he probado, e incluso su nuevo hermano Super Precise eyeliner, el cual que llevo un tiempecito probando y me parece igual de efectivo. Os recomiendo echarles un ojo a estos productos, aunque en entradas posteriores os hablaré de ellos).




Así que como conclusión final sólo puedo decir que entre estos dos eye-liners me quedo sin ninguna duda con el de Kat Von D, y si buscáis un eye-liner en este formato no os recomiendo para nada el de Too Faced.

Por último a modo extra, os digo que he oído hablar muy bien de los eye-liners en boli de Physicians Formula o Nyx que dicen ser muy similares al de KVD. Pero yo no los he probado así que no os puedo hablar en profundidad de ellos. 


¿Los habéis probado? ¿Os gustan los formatos boli? ¿Cual es vuestro eye-liner favorito?





3 comentarios:

  1. Una pena, el de Too Faced. A mi es que me gustan más los líquidos.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. A mí el de KVD me tiene enamorada. Tengo el de Physicians y no es un clon ni d lejos.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapaaa!!, pues yo me alegro mucho de leerte, no te preocupes, a ver si poco a poco te vas desestresando... Tengo muchas ganas de probar el de KVD, el de Too Faced no tenía ganas, pero despues de leerte no creo que me entren nunga, vaya chapuza de eye liner... El de Physicians Formula lo tengo, está bien, pero se me ha secado sin a penas uso, puede que me haya salido malo, no sé
    Un beso guapísima

    ResponderEliminar