Oro líquido. Propiedades de la miel


La miel puede ser mi producto natural favorito, pues no dudo en utilizarla asiduamente y procuro que nunca falte en mi casa. Además de deliciosa, su uso cosmético es ampliamente conocido.
Mi piel como he dicho varias veces es mixta pero tirando a seca, y esto hace que a veces sufra de descamaciones e incluso eczemas en la piel, y con la llegada del frío y el uso de la calefacción tiende a deshidratarse fácilmente. Por ello la miel es mi gran aliada, la que me ayuda a combatir esos signos de sequedad durante todo el año.




Poneros cómodo, ¿Os quedáis a conocer sus amplias propiedades?


Son ampliamente conocidos los grandes beneficios que la miel aporta a la piel gracias a sus propiedades nutritivas, antiinflamatorias y bactericidas, además hidrata en profundidad e incluso tiene un gran poder cicatrizante.


Desde tiempos antiguos la miel ha sido utilizada en el tratamiento de heridas e incluso en quemaduras. Ya Hipócrates, alabó sus poderes terapéuticos y la utilizó para curar afecciones de la piel, úlceras, aliviar el dolor en general y alcanzar la longevidad, pues para él la miel aportaba frescor y juventud a la piel.


Numerosas culturas de tiempos atrás, entre los que se encuentran Egipcios o griegos, ya incluían este dorado tesoro en su rutina de belleza. Hoy día las empresas cosméticas son grandes conocedoras de sus propiedades y por ello son cada vez más las que lanzan líneas completas de productos centrados en la miel o en sus derivados. Cada vez son más los productos ricos en propóleos, jalea real, polen o miel, y es que su gran poder de hidratación y propiedades son ya un secreto a voces, y ha pasado a ser un ingrediente fetiche de las formulaciones.


La miel nutre la piel, la suaviza y actúa como un desinfectante natural, debido a ello puede ser usado sobre pieles acneicas ya que pueden verse beneficiadas de sus propiedades antibacterianas y antisépticas. Además humecta y proporciona elasticidad, previene las arrugas y disminuye la sequedad de la piel. Es el humectante natural por excelencia.

Entre sus propiedades más destacadas encontramos:

  •  Rica en minerales, vitaminas y ceras, además de propiedades antioxidantes que protegen contra los daños externos
  •  Gran poder cicatrizante
  • Tiene propiedades antibióticas y antisépticas, ideal para pieles acneicas.
  • Propiedades antiinflamatorias
  • Es un buen regenerador de la piel
  •  Potente humectante natural de la piel, que hidrata las pieles secas debido a agresiones externas y ayuda a prevenir las temidas arrugas.
  • Buen limpiador de la piel 
  • Puede ser utilizada en las pieles más sensible.
  • Aclara el tono de la piel, lo unifica y mejora la textura de la piel suavizándola e iluminándola.

Los usos de la miel son muy amplios pero quizás su mayor uso es como mascarilla, pura o junto a otros ingredientes para diferentes finalidades.

Personalmente en el tema de mascarillas y exfoliantes me gusta ir a lo natural, tan natural que me gusta hacerlas yo misma, así sé perfectamente  que me estoy poniendo sobre el rostro y combino diferentes  ingredientes según las necesidades de la piel o el tipo de mascarilla que quiero en ese momento. Con esto no digo que nunca haya usado o comprado alguna mascarilla o exfoliante, pero realmente prefiero hacerlos yo misma, y la miel es uno de mis fetiches a la hora de crearlas. Por ellos hoy le dedico una entrada completa a este delicioso y natural producto.

Vamos a conocer los usos cosméticos de la miel:

MASCARILLA DE MIEL PURA

A mí personalmente me gusta usarla pura, sin más, para beneficiarme de su alto poder hidratante. Aplico una generosa capa sobre la piel limpia y la dejo unos 30-45min para que sus propiedades penetren y actúen en la piel (No olvidarse de poner una toalla ya que la miel resbala por la piel y puede gotear). Posteriormente la retiramos con agua tibia, nuestra piel lucirá hidratada, fresca y tonificada.

EXFOLIANTE NATURAL

Igualmente no dudo en utilizarla junto a otros ingredientes como el azúcar o la avena para hacer un suave exfoliante natural que elimina todas la células muertas y deja un piel fina y luminosa. De este modo también puede ser utilizado sobre el cuerpo para exfoliarlo.

LIMPIADORA Y ACLARANTE, pieles grasas

La mascarilla de miel junto a limón es ampliamente utilizada para limpiar la piel y como aclarante natural del tono, nuestra piel lucirá más uniforme. Es ideal para aquellas pieles más grasas, ya que ayuda a equilibrarlas. También las pieles más grasas se pueden ver beneficiadas de la mezcla con una clara de huevo.

PIELES SECAS Y DESHIDRATADAS
Asimismo la mezcla de miel y un huevo entero ayuda a humectar las pieles más secas y deshidratadas. 
ACONDICIONADOR DE LABIOS Y EXFOLIANTE


También es ideal para acondicionar los labios, aplicando una gruesa capa sobre ellos y dejándola actuar un rato conseguiremos unos labios jugosos y nutridos en profundidad. Aquí lo difícil es no comérsela.

Además sirve para eliminar los odiados pellejitos de los labios. Mezclándola con azúcar y si se quiere algunas gotas de aceite de oliva tendremos un potente exfoliante labial que dejará nuestros labios suaves, tersos y sin ningún pellejito, perfectos para esos labiales más secos y de texturas mates que destacan todos los defectos, ¡luciremos unos labios de 10!




BAÑO NUTRITIVO

También la puedes utilizar en tus baños calientes, añadiendo unas cucharadas al agua. A la vez de tomar un placentero y relajante baño, estaremos nutriendo y suavizando nuestra piel.

PIELES ACNEICAS Y GRANITOS
Aunque debido a su capacidad de hidratación parezca contraproducente, la miel es excelente para aquellas pieles acneicas por su poder cicatrizante, antibacteriano y antiséptico. Ayuda a controlar el acné, y cicatrizar esos molestos granitos. Aplícala pura unos 15-30 min, relájate, disfruta y además mejora tu piel.
Igualmente si tienes un granito y no has podido controlar la tentación de pellizcarlo, puedes aplicar una gota de miel sobre él y dejarlo actuar toda la noche cubierto con una gasa o tirita, de este modo sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes ayudaran y aceleraran su curación.

CABELLO

 Las mieles no solo son útiles sobre la piel, además sirven para mantener un pelo sano y limpio, para lo cual puedes añadir una cucharada de miel a tu champú. 

También a modo de mascarilla prelavado es ideal sola o mezclándola con el aceite que más os guste, oliva, coco o aguacate, y aplicándola un rato e incluso horas antes de lavar nuestro cabello, lo nutrirá y le aportará suavidad y brillo.


Igualmente los cueros cabelludos más sensibles, con descamaciones, irritación, caspa o dermatitis se pueden ver beneficiados de las propiedades de la miel ya que ayuda a mitigar estos problemas dérmicos.

Hay que tener cuidado ya que la miel puede aclarar naturalmente el tono de nuestro cabello.

Como veis los usos de la miel son muy amplios y cualquier tipo de piel se puede ver beneficiada de sus propiedades. Lo único importante que hay que tener en cuenta es que no seas alérgico a la miel.

¿Conocías los usos cosméticos de la miel? ¿Sueles utilizar productos naturales en tu rutina?

Comentarios

  1. Qué post más bien trabajado y explicado. Me encanta la miel, la uso para labios y mascarillas sobre todo pero leer tu post me ha recordado que hace muuuucho, muchísimo que no la uso en cabello con lo bonito y brillante que queda.

    La verdad que en la cocina tenemos la solución a mil necesidades de la piel y el cabello y además de económico , hacerlo casero es sano porque no lleva añadidos tóxicos como ocurre comprando en perfumería que hay que ir mirando etiquetas a fondo!

    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra mucho que te haya gustado el post!
      La verdad que si, muchas veces nos empeñamos en adquirir algún producto y la solución la tenemos delante, y mucho mejor ya que es completamente natural.
      De nuevo, muchas gracias por pasarte, comentar y quedarte como seguidora!!
      Un beso! ^^

      Eliminar
  2. Como exfoliante me gusta mucho, aunque no soy muy fan de la miel :P
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te gusta la miel puedes mezclar azúcar y un bálsamo que tengas por casa, con una hidratante o un gel facial, o también con un poco de aceite de oliva.
      Gracias por pasarte por aquí y comentar Hari!!! ^^
      Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Invisible Lip Liner de Kiko.

Hágase la luz.. High Beam de Benefit.